Comportamiento General, Higiene y Orden – Galaparty

COMPORTAMIENTO GENERAL

La Organización no puede responsabilizarse del comportamiento de los usuarios hacia otros participantes, pero se presuponen unas mínimas normas de civismo entre los asistentes. Tratar con respeto y educación al prójimo, evitar agresiones verbales y/o físicas, comportamientos indecentes o actitudes agresivas son parámetros mínimos de convivencia. En caso de que ni siquiera se respeten estas normas mínimas, la Organización podrá intervenir para sancionar a los infractores, de manera proporcional a la actitud de las personas que generen los conflictos. Basta con aplicar el sentido común para que la convivencia sea agradable y satisfactoria: respetar la propiedad ajena, no gritar, una higiene mínima, tanto en lo personal como en nuestra zona asignada, respeto a los compañeros, problemas de vandalismo, etc. En caso de que la Organización detecte comportamientos conflictivos, intervendrá para atajarlos, pudiendo darse el caso de que se llegue a solicitar la intervención de las autoridades policiales en caso de que los individuos amonestados persistan en sus actitudes.

HIGIENE Y ORDEN

A cada usuario le corresponde un puesto fijo del que ha de ser responsable, en lo que a su orden y limpieza se refiere. Tanto durante el evento, como a la finalización del mismo, cada participante intentará, dentro de unos márgenes lógicos, mantener dicho espacio limpio y en orden.

Los pasillos son zonas de paso, y queda terminantemente prohibido obstaculizarlos así como las mesas y zonas de trabajo. En caso de que se detecten puestos que dificulten el paso, o cuya higiene sea deficiente, la Organización solicitará a sus propietarios que lo ordenen o limpien y, en caso de no ser atendidas las demandas, procederán a aplicar las sanciones que se consideren oportunas. Repartidos por el pabellón se encuentran contenedores de basura: tirar en ellos los desperdicios que se van generando es un esfuerzo mínimo que se espera de los asistentes.

Al finalizar la party se revisarán los puestos de los asistentes, de encontrarse alguno que no haya cumplido con esta premisa, podría negársele su futura participación en el evento.